mi Cristo

Jesús Crucificado tallado en madera en San Antonio de Ibarra pintado al óleo por el autor

Jesús Crucificado tallado en madera en San Antonio de Ibarra pintado al óleo por el autor

“se despojó de sí mismo tomando condición de siervo haciéndose semejante a los hombres… y se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz” (Flp 2, 7).

Éste es mi Cristo. Es la imagen que tengo en mi escritorio. Pintarlo fue toda una experiencia. En un momentos, pintando sus heridas en la espalda, pensé: “éstas son las heridas que Cristo tiene por mí”. Fue un momento intenso de darme cuenta la profunda realidad que se puede expresar por medio del arte y la resonancia que puede generar. Así, ésta imagen me recuerda siempre la humildad del Señor y su inmenso amor por mí.

El Señor Jesús te ama tan intensamente que se despojó de todo, se abajó a sí mismo hasta lo más profundo de nuestra miseria humana, de nuestra pequeñez, hasta gritar “Padre, ¿por qué me has abandonado?”, para elevarnos con Él a una nueva vida.

Anuncios