María Madre del Amor hermoso

"María Madre del Amor hermoso". Dibujo a lápiz de color sobre papel

“María Madre del Amor hermoso”. Dibujo a lápiz de color sobre papel

Este dibujo, me tomó tiempo categorizarlo y plasma cómo me he ido encontrando con María y cómo quiso encontrarse conmigo.

Fue en la mirada de un niño enfermo donde comprendí que Jesús me había dejado a María como Madre, que me invitaba a amar a María desde su corazón y así me empecé a acercar desde el rosario.
En una visita que hice al Santísimo en una Iglesia cerca de mi universidad, me encontré varias personas rezando su rosario, pero me asombró mucho ver a tantas personas hacerlo con una piedad particular. Mientras rezaba, me detuve a mirar a una señora que rezaba su rosario y lloraba desconsoladamente. Pensaba cómo María más que nadie comprende el dolor de una madre, pues en ella hace eco el dolor de su amado Jesús. Es María quien se detiene y mira nuestras súplicas, peticiones, necesidades y resuena en ella un eco: “no tienen vino, no tienen vino, no tienen vino“… Es así que pensaba cómo el rosario es una actualización de las Bodas de Caná, y cómo el rosario es Cristo-céntrico por que todo en María nos lleva hacia su Hijo Jesús y nos dice: “Haced lo que Él os diga“.

Por eso dibujé la Cruz en el centro, donde el Señor nos deja su testamento. No dibujé a Juan por que buscaba que la persona que lo viese tuviera la misma experiencia que yo tuve, es a mí quien el Señor mira y me dice: “Ahí tienes a tu madre“, ¡yo soy el discípulo amado!
En las Bodas de Caná se hace referencia a que no ha llegado la Hora, en la Cruz se hace explícito esa llegada de la Hora donde el Hijo del Hombre debe padecer. Así mismo María al pie de la Cruz y las Bodas de Caná hacen referencia a la Maternidad espiritual de María. El rosario lo pinté azul por la Espiritualidad Sodálite a la cual Jesús me ha llamado y no lo pinté completamente azul sino dejé partes blancas haciendo una analogía a mi anhelo de buscar vivir la pureza.
Las tinajas tienen un brillo así como el camino que guía a la Cruz, por que pensaba como María  alumbra los Misterios de Cristo. El monte Calvario lo pinté con trazos verdes al igual que la cruz buscando plasmar la esperanza, es el árbol de la Vida. El cielo lo pinté con un celeste claro y un amarillo pálido pensando en la Resurrección, en la paz que nos trae el Señor y como la Cruz nos abre las puertas del cielo, por eso la forma de las nubes y el horizonte.
Y por último pensaba en la frase de nuestro fundador Luis Fernando Figari: “Por Cristo a María y por María más plenamente al Señor Jesús”.

Anuncios