Una nueva creación

 

dibujo a lápiz de grafito

por el Bautismo somos hechos hijos de Dios

En un retiro tuve la oportunidad de meditar sobre lo que me pasó a mí en el Bautismo. ¡Es impresionante todo lo que sucede en ese momento! ¡ese instante tan pequeño y tan grande, tan importante para la vida de cada uno! El Bautismo nos transforma y nos hace participar de la vida de Dios mismo. Ese día le di muchas gracias a Dios por compartir su vida conmigo, por haberme hecho cristiano, es decir, haber hecho que Cristo viva en mí.

Los dejo con el catecismo:

“Una criatura nueva”

1265 El Bautismo no solamente purifica de todos los pecados, hace también del neófito “una nueva creación” (2 Co 5,17), un hijo adoptivo de Dios (cf Ga 4,5-7) que ha sido hecho “partícipe de la naturaleza divina” ( 2 P 1,4), miembro de Cristo (cf 1 Co 6,15; 12,27), coheredero con él (Rm 8,17) y templo del Espíritu Santo (cf 1 Co 6,19).

Anuncios