DIOS CON NOSOTROS

Pintura Digital

Dios con Nosotros , Pintura Digital

El 25 de Marzo se celebra la fiesta de la Anunciación-Encarnación. Esta imagen nació de reflexiones que tuve delante del Señor Sacramentado con respecto a este misterio, aunque en su concreción, engloba otros varios misterios.

La imagen se llama precisamente “Dios con nosotros” porque resalta la Encarnación del Hijo de Dios en la historia, y el nombre es tomado del Evangelio según San Lucas (1, 23):

La Virgen concebirá y dará a luz a un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, que traducido significa “Dios con nosotros”

De manera global, la imagen expresa la dimensión cruciforme de la realidad: es decir, usando la analogía de los maderos de la cruz, se expresa la realidad humana por el madero horizontal y la realidad divina, por la vertical. Ambas se entrecruzan en el misterio de la Encarnación.

La realidad divina se manifiesta por las 3 Personas de la Stma. Trinidad:

  • El PADRE: representado por las manos que “moldean”, ya que la creación (que es obra de la Trinidad) se la atribuye normalmente al Padre; además, las manos del Padre envían al Espíritu Santo (la Paloma) sobre María Santísima (la “M”).
  • El ESPÍRITU SANTO: típicamente representado por la paloma, que es enviada por las manos del Padre y se posa sobre María Santísima. Del fuego del Espíritu brotan 7 llamas rojas que representan los 7 dones.
  • El HIJO: Cristo, representado como ENCARNADO (porque aparece dentro de la M, María, que es la Puerta por la que Él ingresa en la historia); como MUERTO (por la Cruz de atrás), y RESUCITADO (porque aparece glorioso, victorioso, vivo y con las llagas de la Pasión.)

La realidad humana:

  • Se manifiesta por el madero horizontal de la Cruz, que tiene como parámetros, o como punto de inicio y fin el Alfa y la Omega, la primera y la última letra del alfabeto griego, respectivamente. Éstos son los parámetros establecidos por Dios mismo desde siempre, quien rige la historia, porque él la ha creado. Nosotros, hombres, nos encontramos en este camino.

El encuentro de ambas realidades:

  • Ambas realidades se encuentran en la “M” AZUL, símbolo de María, que está en la misma línea del madero horizontal y hace las veces de entrada, de punto de quiebre en la historia, para que entre Cristo en Ella. Esta M marca la pauta de la “plenitud de los tiempos”, mencionada por San Pablo (Gal 4,4). El encuentro se acentúa a través del cuadrado central que irrumpe en el marco en forma de cruz de la imagen.

Agrego que para la estructura de la imagen me inspiré en el Cirio Pascual, y para el marco, la Cruz de San Damián, la famosa cruz de San Francisco de Asís.

A modo de experiencia personal… la realización de esta imagen me ayudó mucho a poder ahondar más en el misterio de quién es Cristo. No es un hombre más, no es un Dios con disfraz de hombre… sino que es Dios Y Hombre. Lo más increíble fue darme cuenta que antes de que yo pueda siquiera hacer un en sí- en mí de este misterio, me di cuenta que ya era una realidad viva en mí, desde el momento en que recibí el sacramento del Bautismo, que actualiza la Encarnación en mi vida misma, y se proyecta a lo largo de toda mi existencia.

Anuncios