Un poco más cerca del cielo

 

La cúpula de la Iglesia de San Pedro, en el Centro de Lima, nos invita a meditar en el cielo. En su base están inscritas las palabras de Jesús a Pedro: “tu es Petrus, et super hanc petram ædificabo Ecclesiam meam, et portæ inferi non prævalebunt adversus eam” (tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella). El pasaje del Evangelio de San Mateo continúa así: “A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos”. Es la “unidad” que el Señor quiso que hubiese entre el cielo y la tierra, entre la Iglesia celeste y la Iglesia peregrina. En el interior de la iglesia, en la celebración litúrgica del Sacrificio Eucarístico se une la Iglesia del cielo y con la de la tierra y, juntas, dan gloria a Dios.

Anuncios