María en Betania

María en Betania. Dibujo a lápiz de color negro y gris

“Entonces María, tomando una libra de perfume nardo, puro, muy caro, ungió los pies de Jesús y los seco con sus cabellos. La casa se lleno del olor del perfume” (Jn 12,3)

Al hacer este dibujo, pensaba en el encuentro de María con Jesús y me cuestionaba mucho como debió de haber sido. ¿Qué vio María en Jesús?… me preguntaba al dibujar su rostro y pensaba en la sencillez y delicadeza que tiene Jesús con ella, cómo María se acerca con una fe sencilla. Mi experiencia era ver cómo María busca donarle su amor sencillo al reconocerlo su Señor y por eso su rostro me refleja una paz honda, fruto de ese encuentro que responde a sus anhelos más profundos. Pensaba también en su ofrenda, el perfume, y así unge sus pies en una entrega que busca elevarse así como el incienso. Y termina diciendo que la casa se llenó del olor de perfume, y reflexionaba cómo no era cualquier perfume, sino en la pureza de su amor.

Anuncios