Encarnación – Resurrección

Encarnación-Resurrección. Acuarela sobre cartulina (24cm x 34cm)

El Padre envía al Espíritu Santo sobre María, en quien se encarna el Verbo de Dios. Ella fue preparada por Dios para tan gran misión, por eso fue Virgen antes, durante y después del parto.
San Jerónimo con razón la compara con el sepulcro en el que descansó el Señor: “Por estar cerrado y sellado se asemeja a la Madre del Señor, que fue a la par Madre y Virgen. Por eso, ni antes ni después, fue puesto nadie en el sepulcro nuevo del Señor”.
Cristo, con su Encarnación y sus misterios que culminan con su Resurrección, eleva la naturaleza humana caída por el pecado de Adán y Eva, a quienes saca de su sepulcro.

Ésa es la dinámica de la espiritualidad, de la vida espiritual, de nuestra vida toda: renacer como hombres nuevos del seno de María, a semejanza del Señor Jesús.

Anuncios