María de la Compasión

María de la Compasión. Lápiz sobre papel (A4)

Desde su lugar al pie de la Cruz –como la describe el Evangelio según San Juan–, María participa activamente, ya ofreciendo al Hijo, ya compasionándose, de una manera indescriptible, con Él (…) Azotes, espinas, clavos, cruz y todos los demás tormentos que martirizaron la inocente carne de Jesús, penetraron al mismo tiempo en el corazón de María para consumar su martirio. “A la vez que Cristo padecía en la carne –dice el Beato Amadeo–, María era martirizada en el corazón”.

En compañía de María, Luis Fernando Figari

Anuncios